Angela Davis desde la mirada de la filósofa chilena Angela Boitano

Posted · Añadir comentario

El 26 de enero de 1944 nació la filósofa feminista y activista Angela Davis. Para conmemorarla conversamos con la filósofa, académica y presidenta de la Asociación Chilena de Filosofía, Angela Boitano.

– Angela Davis es activista y académica ¿cómo crees que aporta a los espacios académicos estar en diálogo constante con las demandas sociales, la calle y las organizaciones?

Angela Davis es una figura fundamental en la lucha por una sociedad más justa y eso lo ha llevado a involucrarse con demandas de variada índole. Estuvo involucrada en los movimientos de liberación negro y en el feminismo de los años 70 y 80. Su aporte para el feminismo consiste en vincular los conceptos de raza, género y clase como aquellos factores que explican las desigualdades sociales. Y, al mismo tiempo, es crítica del racismo que anida en el feminismo de los ’60 y solía apuntar como un error el hecho de afirmar como similares la opresión por ser negro y por ser mujer. Raza, género y clase, no olvidar estas nociones, pues explican que -además- ella se declare anticapitalista y antiimperialista. En una entrevista señalaba que el feminismo eficaz tiene que luchar contra la homofobia, la explotación de clase, raza y género, el capitalismo y el imperialismo. Finalmente, el sello que imprime a su análisis y militancia: su postura política de izquierda.

– A tu parecer, ¿qué contribuciones hace Angela Davis al posicionarse como feminista antirracista y anticapitalista

Angela Davis no es sólo “escritora, investigadora, profesora y defensora de los derechos humanos” como le gustaba definirse, sino una activista que hasta hoy está involucrada en la defensa de grupos vulnerados. En cuanto feminista es una figura que construye un sistema conceptual para comprender las opresiones y lo hace desde la comprensión de realidades históricas concretas, ejemplo de ello es su énfasis en la situación de la “mujer negra esclava”, de la que poco se ha escrito, pero que constituye el núcleo de su feminismo negro y anticapitalista, la cito: “A medida que la ideología de la feminidad -un subproducto de la industrialización-se fue popularizando y diseminando a través de las nuevas revistas femeninas y de las novelas románticas, las mujeres blancas pasaron a ser consideradas moradoras de una esfera totalmente escindida del ámbito de! trabajo productivo. La fractura entre el hogar y el mercado provocada por el capitalismo industrial instauró la inferioridad de las’ mujeres más firmemente que en ninguna otra época anterior. En la propaganda más difundida, la «mujer se convirtió en sinónimo de «madre» y de «ama de casa .. y tanto la una como la otra llevaban impreso e! sello fatal de la inferioridad. Sin embargo, este vocabulario estaba completamente fuera de lugar entre las esclavas” (Mujeres, raza y clase, p. 20)

-¿Qué cruces establece la autora entre feminismos y filosofía?

Angela Davis, entonces no disocia su actividad intelectual de la actividad política, estas se retroalimentan constantemente. Piensa para mejorar su mundo, intenta hace de este un mundo más justo para que más personas puedan dedicarse a pensar. Eso es el diálogo que se observa en su vida de mujer negra que desafío casi todos los mandatos culturales que recaen en los hombros de las mujeres. Y la noción “mujeres” la tomo con pinzas para ser fiel al pensamiento de Davis. Ella descentra al sujeto del feminismo, lo que la hace crítica de algunos feminismos, en este punto destaco una frase de ella en una entrevista del año 2005, ahí señala que disiente: “con algunas de las ideas asociadas al feminismo radical, como la tendencia de asumir que los hombres eran los principales responsables, y no asumir y no mirar necesariamente hacia las estructuras sociales del género. Son ambos géneros, mujeres y hombres, los que las reproducen. Argumentar que el problema está arraigado en los hombres como hombres es infravalorar el poder de las estructuras sociales y políticas, las instituciones y las ideologías”.

– Si pudieras conversar directamente con ella, ¿sobre qué te gustaría dialogar o qué quisieras preguntarle?

Finalmente, si pudiera conversar directamente con ella, me gustaría comentarle las luchas de los feminismos en Chile, que pese a los avances en algunas áreas aún se exhiben indignantes brechas salariales y de poder que se explican por la variable género, sin olvidar el cruce con variables como la clase y la etnia. En este último punto sería interesante comparar la situación de la población negra en EEUU y la población indígena en América Latina. Sería valioso conocer su opinión acerca de la costosa lucha por derechos sexuales y reproductivos que apenas nos han permitido despenalizar el aborto en tres causales. Y finalmente, en el contexto de la redacción de la nueva constitución le preguntaría cuales serían, para ella, las indicaciones ineludibles que aseguren la justicia social.