DEVUELVAN LA FILOSOFÍA A LA SECUNDARIA EN EL PERÚ

Posted · Añadir comentario
DgskwnksdpUeZlR-800x450-noPad
Republicamos la petición al ministerio de Educación de Perú.
invitamos a todos a firmar su apoyo en 
https://www.change.org

La generación joven, ayer y hoy, como siempre, necesita aprender a pensar, aprender a ser crítica, menos presentista y consumista y más reflexiva, a ser menos egoísta y egocéntrica, a ser más racional y objetiva, y a encontrar razones para comprometerse y para incorporar a su cotidianidad valores esenciales para la existencia y la convivencia. Para ello, necesita una educación alimentada en la escuela de los grandes maestros históricos del pensamiento en Occidente y Oriente. Sin embargo, la educación filosófica no es una suerte de tabla de salvación sino, más bien, es condición fundamental de una educación humanizadora, que vuelva más humanos a los seres humanos y no que los estanque en la incertidumbre moral y existencial. Así, afirmo categóricamente que ni en el currículo escolar actual, que aún está vigente, ni en el nuevo sancochado curricular “propuesto”, ninguna de las Áreas Curriculares fomenta esa criticidad y libertad de pensamiento. Esta, aquí como en todas partes, necesita ser tratada y fomentada como lo que debe ser, un Área Curricular propia e independiente. La Unesco y la OEI, entre otros organismos mundiales, así lo han recomendado desde hace ya bastante tiempo. Pero el Estado peruano, necio él, se hace de la vista gorda, y fomenta un currículo que inclina la contradicción ‘trabajo-capital’ a favor de este último. Quienes, como los gobiernos de Fujimori y Toledo, la expulsaron del currículo escolar, se pretextaron de la “apología del terrorismo”, entre otras “razones”. ¿Acaso hoy continúan esas mismas condiciones? ¿De qué más se ha de seguir pretextando el Estado para continuar negando el derecho de los jóvenes a aprender a pensar filosóficamente y a recibir educación filosófica desde la escuela, como sucede en todo el mundo actual? El Minedu dice proteger los ‘derechos de los jóvenes’ pero en los hechos vemos que se los niega de un modo grotesco e ingenuo.