Martin Heidegger. Filosofía, Ciencia y Técnica. Edición de Jorge Acevedo

Posted · Añadir comentario
portada-heidegger-libronuevo
Septiembre de 2017
Santiago
Filosofía, Ciencia y Técnica, 6ª edición. 2017
Reseña

Ciencia y Técnica, al servicio mutuamente una de la otra —indica Francisco Soler— «están hoy en situación de imprimir su cuño específico a la historia del hombre; la energía atómica, descubierta y liberada por las ciencias, suele concebirse como el poder que debe determinar la marcha de la historia». Desde Descartes —«ha llegado el momento en que el hombre sea señor de la tierra»— el hombre moderno se ha puesto en camino hacia todo lo que hay: impone sus condiciones a lo real —caos—, domina, aplasta, explota, tritura, transforma, acumula, distribuye; en suma, produce, fabrica el mundo. Desde la «Naturaleza divinamente bella / más vieja que los dioses de Oriente y Occidente», de Hölderlin, hasta la «Nature est sotte», de Heisenberg, hay el más largo camino desviado.

La situación peligrosa que hoy se cierne sobre la humanidad toda —y seguimos citando al filósofo español— se manifiesta, entre otros, en los siguientes hechos: el desequilibrio ecológico, la destrucción del mundo vegetal, la alarmante destrucción del ozono de la atmósfera, el crecimiento de los desiertos («el desierto crece», rugía Nietzsche, y «de ese desierto que crece el del Sahara es una caso particular», comenta Heidegger). «¿Será destruida repentinamente la civilización actual? ¿O bien va a consolidarse para una duración prolongada, sin reposar en lo que permanece, sino estando más bien destinada a organizarse en un cambio continuo, en que lo nuevo deja sitio continuamente a algo más nuevo todavía?» pregunta Heidegger.

«No es preciso ser profeta —señala este pensador— para ver que las ciencias modernas, en su trabajo de instalación, no van a tardar en ser determinadas y regidas por la nueva ciencia de base, la cibernética. Esta ciencia corresponde a la determinación del hombre como ser cuya esencia es la actividad en un medio social. La cibernética es, en efecto, la teoría que tiene como objeto el manejo de la planificación posible y de la organización del trabajo humano. La cibernética convierte el lenguaje en medio de intercambio de mensajes y, con él, las artes en instrumentos manejados con fines de información».

«Lo más peligroso» —continúa Soler— es que el hombre se instale definitivamente en el modo de pensamiento científico-técnico, cerrándose así a la posible experiencia del lugar del hombre sobre la Tierra. Es propio del pensar representativo, que pone a la Naturaleza como almacén de reservas de materias primas, necesarias para la producción continua e ilimitada, ponerse a sí mismo como el único pensar; con ello se ciega y cierra a su proveniencia esencial, y también para todo otro pensamiento posible. Con el crecimiento del peligro técnico, sin embargo, «crece también lo salvador». El destino técnico, en efecto, tiene una doble faz, cabeza de Jano, donde aparece también el destino venidero, lo salvador: das Ereignis, el acontecimiento-apropiador. De ese nuevo destino ya hay señales.

«¿Qué consecuencia práctica sacar de este estado de hecho? Dicho de otra manera: ¿qué le queda por hacer al filósofo? El presente seminario constituye ya una forma de respuesta. “Y por eso yo estoy aquí”, dice Heidegger. Se trata, para algunos, infatigablemente, de trabajar fuera de toda publicidad en mantener vivo un pensamiento atento al ser, sabiendo plenamente que este trabajo debe intentar fundar, en un lejano porvenir, una posibilidad de tradición —bien entendido que no se puede poner a un lado, en diez o veinte años, una herencia bimilenaria». Así hablaba Heidegger el domingo 7 de septiembre de 1969, en el Seminario de Thor.

Entre los escritos que recoge este volumen están La pregunta por la técnica, Ciencia y meditación, La Vuelta (Die Kehre), Construir Habitar Pensar y Tiempo y Ser (Zeit und Sein). En esta edición se añade un nuevo texto, traducido por María Teresa Poupin Oissel: Seminario de Le Thor 1969. Francisco Soler, quien vertió todos los otros, fue discípulo de José Ortega y Gasset y Julián Marías. Tradujo Aristóteles, de Walter Bröcker. Autor de Apuntes acerca del pensar de Heidegger y Hacia Ortega. El mito del origen del hombre.

Jorge Acevedo Guerra, profesor titular de la Universidad de Chile, ha estado a cargo de la edición. Autor de Heidegger y la época técnica, Ortega y Gasset. ¿Qué significa vivir humanamente?, Ortega, Renan y la idea de nación, Heidegger: existir en la era técnica. Editor de Voz del amigo, de François Fédier.