¿Qué necesita una mujer para entrar al Departamento de Filosofía de la Universidad de Santiago?

Posted · Añadir comentario

Durante el año 2021 el departamento de Filosofía de la Universidad de Santiago decidió incorporar a dos nuevos investigadores asociados, lo que en la práctica significa el ingreso de dos nuevos académicos. Es un gran logro para un Departamento muy pequeño, de menos de 100 estudiantes entre la totalidad de sus programas. Por ello representaba una gran expectativa de la comunidad, tanto de estudiantes como académicos.

Sin embargo, en la selección final para cubrir los dos cargos (uno para el Magíster en Filosofía de las Ciencias y otro para la Pedagogía), ambas duplas finalistas estaban integradas sólo por hombres. Esto que fue señalado por la Directora del Departamento en una columna de circulación nacional (https://www.theclinic.cl/2022/01/18/columna-de-diana-aurenque-mujeres-en-filosofia-la-lucha- por-paridad/) resulta sumamente difícil de comprender. A título personal me abstuve en todas las instancias donde debí votar, incluyendo el Consejo de Facultad. Entiendo que fui el único que lo hizo. Por ello, me gustaría profundizar un poco en los aspectos que la columna de la Directora no señala.

Conozco un poco a tres de las postulantes que no lograron ni siquiera clasificar para ser parte de las duplas finalistas. Considerando que era un cargo para la pedagogía en filosofía, me resulta muy difícil comprender la incapacidad de las tres colegas para estar en condiciones de incorporarse al Departamento. Pido disculpas, pues no conozco a las otras postulantes: la mayoría. Sin embargo, la primera colega salta a la vista, pues aparece citada en la propia columna de la Directora: es la única mujer ganadora de un posdoctorado de la ANID. Es decir, la colega ganó en el concurso nacional al que postulan varios de los mejores investigadores, pero eso no fue suficiente para ser ni siquiera finalista en el Departamento de Filosofía.

Algo semejante ocurre con la otra colega que conozco, pues viene terminando un posdoctorado y es una de las mayores especialistas en educación popular en Chile. Un área de tremenda relevancia en contextos educativos depreciados socialmente, como son las escuelas públicas chilenas.

Pero, lejos la que más me lleva a cuestionarme (y que mi pregunta me sea tan molesta) es la última postulante, a quien conozco sólo por lecturas, pues es considerada una feminista relevante a nivel latinoamericano, al punto que llegó a hacerle clase de feminismo al futuro Presidente de la República.

No cuestiono el resultado, pero no puedo dejar de pensar ahora que se viene un nuevo día de la mujer (y es probable que desde la academia se agiten grandes perspectivas) cómo responderle a ésas y otras colegas que pueden haber postulado a dicho concurso, los motivos por los que a pesar de ser un objetivo estratégico en nuestro proceso de desarrollo como Departamento, ellas no eran ni siquiera adecuadas para ser integrantes de las duplas finalistas.

Sinceramente, espero en algún momento poder responderles mejor qué necesita una mujer para poder ingresar al Departamento de Filosofía de la Universidad de Santiago. Yo, aún no lo entiendo.

 

Mario Sobarzo M. Santiago,
2 de marzo de 2022.