Reunión ampliada investigadores en filosofía

Posted · Añadir comentario
Viernes 13 de diciembre desde las 10:00 a las 13:00
en forma simultánea en
Valdivia, Temuco, Concepción, Viña del Mar y Santiago.
Asistentes totales 190 aprox.

El presente resumen de actas espera reflejar una diversidad de opiniones respecto a Fondecyt, no tienen un carácter representativo de la totalidad de investigadores ya que corresponden a expresiones individuales en las que a veces se pudo percibir un acuerdo y otras no. El GE quiso intervenir lo menos posible dichas expresiones por lo que intentó, en la medida de lo posible, solamente recortarlas (de un total de 45 páginas) y ordenarlas temáticamente.

 

Agradecimientos y valoración de Fondecyt

Se agradece esta reunión su carácter inédito, y apunta a una democratización de las instituciones como lo es CONICYT y porque con ello se propende a diversificar y pluralizar los modelos de investigación. Esta democratización debe implicar una mayor vinculación con las universidades, pero que la universidad no sea simplemente receptora de lo que determina FONDECYT sino que incida esas unidades en las instancias de formación y constitución del FONDECYT

Existe una valoración positiva del instrumento que es FONDECYT, por el financiamiento al cual se puede acceder trabajando en campos de gran diversidad, y porque en varias opiniones se expresa que FONDECYT ha funcionado razonablemente bien.

Se expresa además que las comunidades académicas han sido bastante pasivas al aceptar un modelo como el de Fondecyt, para bien o para mal, pero sin discusión, y se expresa la necesidad de abrir una discusión sobre esto, y por ello se insta a repetir esta instancia, o instancias similares.

 

Cooperación nacional , trabajo colectivo y de largo aliento

En términos generales se aprecian dos importantes áreas sub representadas pues son castigadas en la práctica, el trabajo colectivo expresado de diversas maneras y la posibilidad de realizar investigaciones de más largo aliento.

Se requiere una evaluación de la investigación que sea más cualitativa y humana. Que reconozca la pluralidad metodológica y la autonomía de la disciplina. Se propone también que debería existir una política de financiamiento de eventos que reúna a los investigadores de las distintas áreas de la investigación filosófica, esto además fomenta el reconocimiento interno de la comunidad académica.

Es un instrumento que está pensado fundamentalmente para proyectos de carácter individual, de tiempo relativamente acotado, es un tipo de instrumento que se aviene poco a proyectos de más aliento, como por ejemplo redacción de libros, en donde se presente una visión sintética por ejemplo de investigación desarrollada en mucho tiempo. Nos obliga también a saltar de un tema a otro. no hay acumulación de desarrollo temático o intelectual o conceptual. Una solución es dividir los proyectos entre investigadores juniors y seniors. En el caso del investigador senior debería ampliarse el número de años en que cuente su curriculum para el proceso de evaluación previo a la evaluación del proyecto. El pensamiento filosófico se parece más a lo que se acaba plasmando en un libro pero eso se lleva mucho tiempo.

No tenemos forma de evaluar la contribución de la cooperación nacional porque nunca ha existido. ¿Dónde está la comunidad filosófica chilena? no está porque no se ha constituido y nada favorece a que se constituya, y eso es parte del problema de la concepción global de FONDECYT, que en algunos aspectos FONDECYT ha perjudicado la investigación y el trabajo filosófico en Chile. El modelo tiene que ver con un modelo competitivo en donde la competencia es absolutamente el único regulador de la calidad de la investigación.

 

Temas de investigación

En primer lugar, se destacó que Fondecyt motiva un tipo de investigación muy especializada y profesional. Esto ha tenido sus ventajas en el ámbito de la formación que imparte en las universidades, pero también sus desventajas. Se observa además que el tipo de formulación de proyectos Fondecyt no alienta la originalidad ni la creatividad se asegura más un proyecto cuando se inserta en trabajos académicos que son muy reconocibles y muy acertados, y nadie arriesga a hacer un planteamiento más general, un proyecto creativo. El modo cómo está estructurada la presentación de proyectos no permite propuesta de proyectos que impliquen un cambio temático profundo del investigador postulante.

 

Financiamiento

Dado lo limitado de los recursos se propone en diversas ocasiones repartir más los fondos, es decir, adjudicar una cantidad mayor de proyectos con los mismos dineros disponibles.

Una propuesta de modelo alternativo a la financiación de la investigación vía proyectos es estimular los resultados de la investigación premiando la publicación de libros en editoriales de prestigio y ensayos o artículos en revistas académicas reconocidas.

También se propone diferenciar los fondos al momento de asignarse a una persona que está contratada en jornada completa en una universidad y que ya recibe honorarios, versus una persona que no recibe nada. Para estos últimos puede ser más importante que los fondos una liberación parcial del compromiso docente.

Se advierte respecto al rol de los asistentes de investigación que si bien no es necesariamente mal pagado, vive una precarización del trabajo en derechos laborales yendo más allá de lo que establece el Código del Trabajo para cualquier trabajador en cualquier situación.

 

Formulario de postulación

Se sugiere proponer un cambio en el tipo de formulario, que no sea el mismo para todas las disciplinas y que los grupos de estudios pudieran intervenir en el modo de preguntar, el tipo de respuestas que uno tiene que dar para formular un proyecto.

Se reconoce al mismo tiempo la dificultad en imaginar una flexibilización de esos formatos, esos formularios, en un fondo que además es competitivo porque los recursos son escasos, y en ese sentido se necesitan ciertas estructuras, ciertos criterios de cientificidad que sean vinculantes para la comunidad.

De todas formas se manifiesta que el formulario tiene, es ya, una interpretación, un modelo de investigación en la que se hace difícil calzar para ciertas investigaciones como por ejemplo para una filológica en la que no siempre hay hipótesis y desarrollo de investigación porque como filólogo es ante todo hermenéutica interpretativa y tener que empezar con una hipótesis de interpretación antes de dejar los textos, antes de escuchar los textos o los autores, genera problemas epistemológicos porque significa más o menos que voy a tener un sesgo al momento de leer los textos.

 

Evaluación del proyecto y evaluación curricular

Se requiere fomentar la investigación de carácter interdisciplinario

Se requiere valorar más el trabajo de traducción en la disciplina de filosofía

Se requiere valorar ante todo la publicación de libros siendo que estos son una instancia privilegiada para la investigación filosófica.

Respecto de los libros, se considera que no solo debieran considerarse aquellos listados en el índice que actualmente considera el GE, pues también hay editoriales muy relevantes que no son consideradas ahí, parece extravagante que nosotros nos evaluemos por una lista española, es una especie de acto colonial rarísimo.

Respecto de los criterios de valorización de artículos, por parte de Fondecyt, se considera que no basta asignar un alto puntaje a los de revistas Wos, Scopus o Erih, sino que debiera también considerarse lugares de publicación que son de relevancia para las diferentes expresiones filosóficas; revistas, por ejemplo, no indexadas en los index ya indicados, pero altamente valoradas por las especialidades particulares de la filosofía.

En la evaluación de proyectos hay poca valoración de la formación de tesistas.

Se da una desproporción entre el CV exigido para ganar un proyecto y lo exigido para aprobar el informe final que es mucho menos.

Varios expresan la preferencia por la evaluación doble ciega, aunque se debe alterar primero el sistema de evaluación curricular para que ahí se recogiera de alguna forma una evaluación más cualitativa.

Algunos reconocen que también es responsabilidad de los investigadores evaluar, que si se postula a FONDECYT y se espera que se evalúe se debe estar dispuesto a evaluar otros proyectos y no todos lo hacen.

 

Grupos de estudio

Algunos critican la manera cómo se reproducen los grupos de estudio, arguyendo que el grupo de estudio se autoelige a partir de amistades y contactos, etc. Se debiera saber cómo el grupo de estudios se compone, quiénes están ahí, por qué están ahí o cuáles políticas están actuando, si cubren o no cubren todos los sectores de la filosofía y todos los modelos epistémicos.

Algunos estiman que el grupo de estudios debería tener más espacio para evaluar, como un modo de contrarrestar el movimiento de objetivación de criterios dando más espacio y libertad de evaluación al grupo de estudios Si eso se cumple, yo preferiría dar más peso al grupo de estudios y que pueda valorar caso a caso las situaciones,

Se valora la elaboración de los criterios curriculares por parte del grupo de estudios de filosofía pues éstos no han sido cerrados, han sido más abiertos que otros grupos de estudios.

 

Relación entre FONDECYT y CNA.

Como primer punto se señala la importancia de la coordianción entre Fondecyt y CNA, éstas no pueden entrar en cortocircuito y deben además estar coordinadas con las universidades.
Los actuales criterios de productividad en CNA dificultan incluir profesores en los claustros si no ganan FONDECYT. Obliga a que los institutos apuesten a formas “exitosas” de investigación, lo que es nefasto. No se puede separar investigación y docencia. No porque un profesor no gane un proyecto, debe ser excluido de los claustros. Esto debe ser transmitido a instancias superiores porque es muy importante. CONICYT no puede ser el único elemento que decide quién es investigador.

Si bien los 45 puntos exigidos a cada investigador para conformar claustros de doctorados es en realidad un puntaje bien modesto y en este sentido le facilita el trabajo a las universidades para constituir claustro de doctorados para poder acreditarlos, sería pertinente tener en cuenta algunas excepciones, por ejemplo tener en cuenta a los investigadores senior con una tremenda trayectoria, y claro, a lo mejor no podrán ganar proyectos FONDECYT, pero dejarlos fuera de un claustro es un desacierto. Otro ejemplo puede ser una persona que está un alto cargo, va a tener algunos años sin mucha investigación, entonces esa persona habría que además sacarla del claustro de su programa y en las universidades pequeñas donde no tienes más que siete académicos, sacas a uno y se te cae el claustro, entonces es un poco grave en ese sentido.

La única fuente de financiamiento para proyectos externos en nuestras comunidades es FONDECYT, debiese existir una mayor diversificación de fondos externos a los cuales se puedan apelar
La acreditación de los docentes para los programas de posgrado requiere de proyectos Fondecyt, pero este no es el objetivo de tales proyectos. Un académico puede tener la investigación suficiente para hacer formación de posgrado sin tener proyectos Fondecyt. Dada la capacidad limitada del Estado para financiar investigadores capaces de llevar adelante proyectos no resulta razonable convertir la adjudicacion de proyectos Fondecyt en una condición de la carrera académica. El problema parece radicar en las exigencias de la CNA y no en el Fondecyt mismo.

En varias universidades ha habido siempre una acreditación por parte de una comisión central universitaria para los docentes de posgrado, entonces que ahora la CNA ponga los criterios a las universidad que deben cumplir como mínimo los profesores para poder estar acreditados en estos programas es una limitación en la autonomía universitaria.

Se advierte que el hecho de que la CNA priorice investigación, deja a la docencia marginada en los criterios para acreditar.