Tener por verdadero. El problema de la doxástica en Kant

Posted · Añadir comentario
afiche_lecturas_kant1
"Razón ajena. El tener por verdadero intersubjetivo"
30 de junio
Auditorio 1 del Instituto de filosofía PUC
contenido reposteado de: http://filosofia.uc.cl/Noticias/tenerporverdadero-kant

El Instituto de Filosofía UC, invita a toda la comunidad a las Tres Charlas
sobre el Problema de la Doxástica en Kant, que dictará el prof. Felipe A. Castañeda,
Doctor en FIlosofía por la Pontificia Universidad Católica de Chile y ex becario DAAD.

Confirme su asistencia y manténgase informado(a) a través del evento en Facebook.

 

La breve sección “Acerca del opinar, saber y creer”, perteneciente a la Segunda Parte de la Crítica de la Razón Pura, contiene la presentación más sistemática y completa de las ideas de Kant sobre el asentimiento racional. Tal como vale en general para todos los temas abordados por Kant en la “Doctrina Trascendental del Método”, también éste ha recibido a lo largo de los años una atención notoriamente menor que los de la Primera Parte. Pero con el correr del tiempo se ha ido imponiendo la visión de que, cualesquiera que hayan sido las vicisitudes en la composición de estos textos finales, ellos no son un simple añadido, sino que retoman a una nueva altura de sistematicidad asuntos cruciales de la propia “Doctrina Trascendental de los Elementos”, en algunos casos suministrando incluso las herramientas teóricas para lograr su plena clarificación.

En lo que respecta a esta sección en particular, los esfuerzos de interpretación habidos,  normalmente coincidieron en adoptar una férrea perspectiva intrasistemática (notablemente, Heimsoeth), siguiendo los surcos preparados por Kant mismo para hacerse cargo del problema. En esa disposición, todo se movió en torno a la cuestión de cómo Kant escapa a las consecuencias escépticas que -según todas las apariencias- tendrían que desprenderse de su teoría del conocimiento con respecto a los objetos no presentables fenoménicamente. Así, el tener por verdadero es argumentado entonces como una especie de estrategia de salvamento, de epistemología de último refugio, si se le puede llamar así, con respecto a ese tipo de entidades, sólo presuntas pero anheladas. Todo se trata, enfocado desde esta perspectiva, de poder decir en definitiva que aun cuando con respecto a éstas no haya saber ni pueda jamás haberlo, sí puede haber creencia racional.

En lo que me propongo hacer, esa mirada está puesta intencionalmente en un segundo plano, y reemplazada por una aproximación más bien extrasistemática, que no rehúsa por ejemplo evaluar las posiciones de Kant desde la semántica contemporánea fregeana, como es bien sabido no anticipada por Kant. El tema del tener por verdadero pasa a ser así una valiosa pista de la semántica de enunciados completos de Kant, abriéndose con ello otro tipo de interrogantes pero también de posibilidades de reinterpretación de algunas de sus enseñanzas clásicas sobre juicio, subsunción, predicación, concepto, etc.

En la primera charla –Razón ajena: El tener por verdadero intersubjetivo”– , aparte de abordar en sus aspectos centrales el asunto preliminar del solipsismo en la filosofía trascendental, se propone una interpretación de la diferencia entre persuasión y convicción, fundada en el carácter comunicativo pero pre-normativo de la primera. Lo que a su vez permite deslindar las nociones de causa y fundamento del tener por verdadero. Una atención central va a estar dirigida al sentido mismo de la noción de “comunicación”, en que van a ser de ayuda algunas discusiones analíticas como las del problema de Gettier, la conjetura suertuda, etc., sorprendentemente previstas y tratadas por Kant por ejemplo en el marco de su teoría de los prejuicios.

Finalmente, pretendo someter a crítica la tendencia de Kant a asimilar comunicación en general con “testimonio”. Para lo cual pone fuertes –e injustificables- restricciones sobre el tipo de conocimientos susceptibles de ser comunicados. Ahí, el centro de interés es sacar a superficie las imprecisiones semánticas justamente que llevaron a Kant a marginar los conocimientos no existenciales, aunque incurriendo así en inconsecuencias con otras partes de tu teoría de la comunicación.

Para inscribirse, complete el formulario haciendo click aquí.